jueves, junio 12, 2014

Fisión

Anda, vete lejos. Y no vuelvas
por favor.
Aversite encontrás con tu sonrisa,
que yo sé muy bien...

Dale,  que algún hado maldito
unió estos caminos nuestros;
qué despropósito, este andar juntos.

Anda, vete lejos. Y no vuelvas
por favor.
Mis pies son de andar, pero
este corazón mío, se endulza
y ya no hay quien lo distraiga.

Por suerte brilla el sol,
aun sobre un cielo turbio
de nubes.

Y sino te hablo es para no ahogarte
en esta cascada que llamo Yo
de confusión y caos
de ruídos y estruendos
de golpes violencia y saltos
de magnífico rocío formador
de arcoiris
aplastador de libélulas como vos,
hermosas libélulas arrastradoras de
sapos como yo.

Sabeme entonces así
directo y callado;
absoluto en mi ambigüedad.


Que cuando pasas,
crecen mis hojas, mi tallo
y sos alimento de mis sueños
de mis voluntades. Que cuando estás,
se agitan, se quiebran, se abren y
se son.

Sabete entonces así,
maravillosa y terrible;
tormenta sobre la montaña.



Que donde yo ando piso
con cuidado, que son pesados
estos pies míos -no sea que por no ver.
Que donde yo voy, nadie va. Que donde yo estoy, nadie sigue.
Pero yo, de nadie me aparto. Ni a nadie persigo.


domingo, mayo 05, 2013

Sin Título XVI

Con una cuchilla puntuda
incar el pecho y escarbar
hasta llegar a las pasiones ocultas
y ahí tirabuzonear como atornillando
arreglar ese pecho hasta saber
y extirpar las causas y razones.


Se aliviarán los síntomas pero
a qué precio; supongo,
habrá que ver.

No va a ser la primera vez,
eso seguro, pero no quita
que sea algo nuevo,
aunque igual.


Y es que... se ve cada vez
más raro el mundo éste,
y no sé sino sea, de tanto
andar tirabuzoneandose el pecho.

Porque sino son las mientes
quienes distinguen,
será el corazón a fuerza,
quien con grito inequívoco
ponga en evidencia quién es
sueño y quien realidad.

Pero si se lo malcuida,
se lo usa para apagar pucho,
limpiar mesa,
sostener ventana,
y demás


yo no sé, me aburría.
Y ahora ando medio confundido,
sobre si volver o seguir, no sé
bien dónde me estoy metiendo.

Rompí la brújula, y de las estrellas
no se demasiado, así que...
Acá ando con lento paso,
nervioso de patiar alguna esquina
con el dedito del pie, no sea que para colmo..

Aunque la verdad no
me puedo imaginar muchos
colmos, lo cual es raro;
colmos... hay muchos.



lunes, abril 30, 2012

Sensisitis: inflamación del o los sentidos


No digamos que es algo espiritual o el alma misma, ni ninguna cosa similar. En esas ideas no creemos. Son pensamientos y, como tales, poseen su coherencia y es entretenido pensarlos, sin embargo, hay que abstenerse a los hechos.

Hablaremos en cambio de sensaciones particulares como este rechazo sensible del universo. ¿Por qué sensible? porque ocurre al mundo de los sentidos, principalmente. Es la vista, en primer lugar (aunque esto puede deberse más a una característica personal del observador -o sea, yo- que a algo estrictamente relacionado con el cuadro) lo que encuentra desagradable todo estímulo. Posteriormente sucedió también con el oído, toda audición se representaba como un ruido odioso, no deseado. No terminó ahí, pues este mismo patrón se repitió para el gusto, el tacto, el olfato e inclusive se propagó al sentido del pensamiento, si es que tal cosa existe: el percibir con algún órgano que se está pensando; sin importar si el pensamiento es sobre constelaciones, Rimbeaud o la lista del super.

Una característica particular y destacable, es que nunca se ha dado, al menos no hasta la fecha, que más de un sentido se viera afectado, ni tampoco, que se repitan sin antes haber cumplido someramente algún circuito. Si un día es la vista quien se encuentra afectada, al otro día será el oído, o tal vez el olfato, pero nunca la vista. Además, cierto orden jerárquico parece prevalecer, pues a la vista sólo ha seguido el oído o el olfato y el sentido del pensamiento no se ha visto afectado hasta que no se afectaron los otros, casi progresivamente. Diremos quizá entonces, que es el último sentido en fallar.

Mientras uno de los sentidos se encuentra bajo los efectos de este desorden (pues, parece ser más bien una alteración del normal funcionamiento de los mismos) no hay un objeto particular que genere este desagrado, sino más bien, cualquier estímulo en general. El síntoma entonces existe en el estímulo y no en la percepción. Es decir, no es requerido el procesamiento de los datos. 

Además, señalaré, que luego de algunos episodios o asaltos, los sentidos parecen amigarse con la realidad, encontrándola de lo más agradable.
A pesar de todo, la causa de esto permanece vedada para quien relata...

sábado, enero 21, 2012

Sin Título XV

La realidad como un acto único en un instante determinado, reflejada en cada ser, en cada momento, en cada acto y pensamiento; más aun, sus seres, momentos y pensamientos, reflejados en el universo.
Ser parte ineludible de ese universo, como una hebra energética que se retuerce pensándose libre, cuando en realidad cada uno de sus mínimos espasmos no es más que consecuencia de un numero azaroso de reglas físicas.
Un universo en un equilibrio constante, que lucha por perder el sentido, sin perderlo jamás. Ni alcanzarlo. El ser humano en el medio, perdiendo la cordura por esta lucha, apunto de alcanzar la gloria. Sin llegar jamás.
La soledad: saber que cierta esencia de nosotros, no es parte de este universo, y jamás lo será.

viernes, septiembre 02, 2011

Libros de la muerte, cerveza solo, cerveza con ustedes, mate temprano, ésas músicas, el sol aplastado a lo lejos, la luna -de cualquier forma-, los amigos que no se callan, el ruidito del lápiz, las nubes cuando se aplasta el sol, las estrellas a las cinco am, los amigos que se callan, reírse como estúpido, ser estúpido y reírse, gritarle al cielo, patear el suelo, entender, andar nada más, creer, mirar las hormigas, charlar con las paredes -o con la viena-, estar seguros de que al otro lado del espejo vive alguien igual a nosotros que nunca nos va a dejar pasar y todas esas cosas...

jueves, septiembre 01, 2011


Y se concluye de esto que a la verdad no le gusta ser encontrada.-

domingo, noviembre 21, 2010

bestiario: mis amigos.

-Nunca te escupieron en el pelo?
-No...
-Mi vida es más completa que la tuya.

jueves, junio 10, 2010

bestiario: los gatos

Llegaba la otra noche muy tarde a la casa, en la entrada vi a un demonio acurrucuado, que me miraba con ojos inexpresivos y parecía relamerse el paladar. De cerca el demonio mutó, de repente fue gato y huyó de mi presencia. El alma, sin embargo, se me quedó dubitativa.

lunes, mayo 17, 2010

Sin Título XIV

Y en sucesión  vino el estruendo
de gusanos en picada contra el pavimento,
llantos incontables de madres moscas.

Así fue que caí al infierno,
y me recibieron de brazos abiertos
diablos y mentirosos.

Fui torturando largamente
por bestias de cuernos en puntas,
de cuernos retorcidos y, peor aun,
de cabezas peladas;

y purgada ya mi alma,
limpiado los sesos de pensamientos agradables,
expiada toda culpa y miseria

fui llamado al último círculo, donde,
con ojos enfurecidos, de sangre
y drogas, un tipo bastante familiar,

me explicó sobre la vida y la muerte,
me paseó por toda la creación y
finalmente de una patada

me devolvió al mundo real.

domingo, enero 10, 2010

Bestiario: los perros.

¿Qué pensarán cuando nos ven prender o apagar una luz?

Además: en ocaciones están acostados con una mirada nostálgica en los ojos, y miran la pared, un techo o a veces hasta a mí.


un misterio...